Analizamos los colores del mandala, ¿qué significado tienen?

Actualizado: 27 may 2020

Los mandalas son mucho más que dibujos, tienen un origen muy lejano en el tiempo y forman parte de interpretaciones artísticas de diversas culturas remotas: desde la egipcia, pasando por los aztecas o los mayas, hasta, incluso, referencias de la cultura europea medieval. Sin embargo, donde han encontrado su máxima expresión ha sido en las culturas asiáticas, como la tibetana, la china o la hindú. ¿Quieres saber más sobre los mandalas?



Los mandalas son mucho más que simples dibujos


La idea inicial que tenemos sobre los mandalas es que guardan relación con lo religioso y lo contemplativo pero, ¿sabías que son más que representaciones místicas? Al dibujar y colorear mandalas, estamos dejando que nuestro inconsciente se exprese, por lo que lo que, a su vez, se desarrollan sus fines terapéuticos.


Cada momento de nuestra vida es diferente, no sentimos lo mismo por la mañana que por la tarde, o un lunes que un sábado, y mucho menos, nuestros estados de ánimo son siempre iguales. Por tanto, los mandalas pueden ayudarte a sacar todas tus emociones al exterior, las positivas para que te llenen de energía y las negativas, para dejar que se vayan muy lejos de ti.

¿Cómo consiguen apaciguarnos los mandalas? A través de la propia acción de dibujarlos y colorearlos. Al hacerlo, se activan mecanismos físicos (la acción de dibujar y pintar), mentales (creatividad, elección y organización de colores) y psicológicos (todo sucede bajo la supervisión de nuestras emociones).

¿Qué significan sus colores?


El color es una de las partes fundamentales de los mandalas y cada uno tiene un significado diferente. Con las diferentes tonalidades existentes puedes expresar unos sentimientos u otros:

  • Blanco: simboliza la pureza, la inocencia, la simplicidad. El color blanco es limpio y claro. También significa longevidad y optimismo.

  • Negro: este color tiene una simbología tanto negativa como positiva. El negro transmite misterio, profundidad, receptividad, independencia, silencio, poder e independencia; pero también tristeza, desánimo y sobriedad.

  • Amarillo: el color de la alegría y el optimismo. Transmite energía, felicidad, diversión, así como también inteligencia e innovación.

  • Rojo: el color de la vida y la energía pura. El rojo significa pasión, fuerza, valor, impulsividad, deseo, sexualidad. Aunque tiene una vertiente negativa, puede simbolizar también rabia, enfado, peligro y hace referencia a lo prohibido.

  • Naranja: el color de la creatividad, el optimismo, la calidez y el entusiasmo. Además transmite salud, movimiento, fraternidad, vitalidad y éxito.

  • Azul: este es el color de la paz y la tranquilidad. El azul transmite serenidad, armonía, libertad, verdad, fidelidad, progreso y contemplación. Aunque tiene un polo negativo, también refleja soledad, frialdad y seriedad.

  • Verde: simboliza la esperanza, el equilibrio, la naturaleza, el crecimiento, rejuvenecimiento y estabilidad.

  • Rosa: el color de la delicadeza y la dulzura. Refleja calma, exquisitez, amistad, gratitud, sensibilidad y buen humor.

  • Violeta: es el color de lo espiritual. Simboliza misticismo, poder, romanticismo y sensualidad. Pero también refleja cosas negativas como la manipulación y la autoridad.

  • Marrón: un color que refleja estabilidad y firmeza.

  • Gris: este color simboliza lo formal, la seriedad, la elegancia y el orden. Aunque también lo sombrío y la tenacidad.

Por tanto, cuando necesites expresar tus emociones y liberarte de las energías negativas, ya sabes qué hacer. No dudes en ponerte manos a la obra. Los mandalas para colorear te ayudarán a averiguar cómo te sientes, al tiempo que te permitirán relajarte y sacar lo mejor de tu interior.


Ahora que ya sabes cuales son los beneficios de los colores en mandalas solo tienes elegir tu diseño de mandala favorito en nuestra tienda.